Ceremonia conmemoración 130 años

El jueves 21 de octubre, nuestro Colegio Alemán de Santiago realizó una ceremonia festiva para conmemorar los 130 años que llevamos como institución educacional. En un evento especial y reducido debido a los aforos máximos permitidos, se reunieron alrededor de 140 asistentes representando a todos los miembros de nuestra comunidad.

A continuación les brindamos una breve retrospección de esta alegre celebración, que se llevó a cabo de forma bilingüe, como es tradición en nuestro colegio.

Claudida Ricciuli, Directora de Ciclo II° – IV° de nuestro colegio y moderadora del evento abrió la noche con un saludo a toda la comunidad y invitó a los asistentenes de nuestro acto festivo a entonar los himnos nacionales de Chile y Alemania, interpretados por estudiantes del grupo vocal de nuestro Colegio y dirigidos por el profesor Leonardo Espinoza.

A continuacion nuestro rector Frederik Heise dirigió algunas palabras al publico, las cuales les presentamos.

Discurso Frederik Heise

Saludo a todos ustedes muy cordialmente y les doy la bienvenida a esta ceremonia de celebración de los 130 años del Colegio Alemán de Santiago.

Para poder rendir homenaje a 130 años de historia, este discurso debería prolongarse por toda la noche. Son tantas las experiencias y vivencias del Colegio a lo largo de estos años. Es tanto lo que algunos profesores nos podrían contar sobre su trayectoria y paso por este Colegio, ya sea como ex alumno(a), profesor(a) y/o también como padre o madre. 

Sin embargo, en mi calidad de profesor de Matemáticas y Física, no soy experto en realizar análisis históricos, así que les ahorraré un discurso que dure toda la noche. 

Pero, sin duda, cada historia y cada relato, cada vivencia nuestra, forma parte de la historia de este Colegio. Nosotros, los miembros de esta comunidad escolar, amigos y patrocinadores del Colegio; nosotros somos los que llenamos de vida el Colegio y conformamos su historia.

Esto lo hacemos a través de nuestra labor pedagógica diaria, la cual muchas veces puede ser demandante, porque no solo enseñamos o aprendemos Matemáticas, Lenguaje o Inglés, sino que también aprendemos integralmente los unos de los otros. Esto se ve reflejado también en nuestros proyectos, en el compromiso de nuestros alumnos, por ejemplo, con el C.A.S.A. o en muchos otros proyectos sociales.  

Somos un Colegio de Encuentro, con raíces alemanas en Chile, por lo cual el intercambio cultural representa la base de nuestro trabajo. Esto sin duda conlleva cambios, así como discusiones y reflexiones sobre el aprendizaje y sobre la mejor forma de poder entregar a nuestros alumnos las herramientas necesarias que les permitan ser ciudadanos del Siglo XXI, seguros de sí mismos y competentes para enfrentar los desafíos en un mundo globalizado. 

Cuando en marzo del año 1891 el Colegio abrió sus puertas a 89 alumnos, nadie se imaginó que 130 años después contaría con más de 2.000 alumnos, en cuatro sedes diferentes: Cerro Colorado, Vitacura, Las Condes e INSALCO. Este desarrollo nos causa satisfacción y orgullo, no solo por la magnitud que ha alcanzado el Colegio, sino más bien porque estamos constantemente desarrollando nuestros contenidos, porque planificamos proyectos nuevos y adecuamos nuestra labor pedagógica a las necesidades cambiantes de nuestro entorno. 

A pesar de que, en lo personal, llevo recién cuatro años trabajando en este Colegio, tengo la sensación de que he hecho más desarrollo escolar en estos cuatro años que en todos los años anteriores en Alemania. Nuestra comunidad escolar se caracteriza por su disposición a reflexionar y a recorrer caminos desconocidos.

Por esta apertura, flexibilidad y lealtad, pero también por su alta capacidad de trabajo, compromiso y confiabilidad, permítanme expresar a ustedes mi sincero agradecimiento. 

Asimismo, aprovecho esta oportunidad para agradecer en especial también a todos aquellos que estuvieron involucrados en la planificación y organización de esta hermosa ceremonia. 

¡Muchas gracias!

Muchas gracias, Frederik.

Hoy tenemos muchos invitados muy importantes, pero sin duda, quien nos honra con su presencia es el Embajador de la República Federal de Alemania en Chile, el señor Dr. Christian Hellbach, a quien le pedimos nos dirija un saludo.

Discurso del Embajador Dr. Christian Hellbach

Me siento feliz y honrado de poder participar en esta celebración y dirigirles algunas palabras!

Celebramos el 130° aniversario del Colegio Alemán de Santiago. Tan fácil como es decir esta frase, tan especial es esta ocasión.

Detengámonos un momento: ¡130 años! Es mucho tiempo y no hay muchas instituciones que puedan jactarse de tener una tradición tan larga e ininterrumpida. 

Sólo eso ya es impresionante. Una gran cantidad de generaciones de jóvenes han recibido aquí su formación escolar y han aprendido también para la vida. Durante 130 años, es decir unas 10 generaciones escolares, suponiendo una educación promedio de unos 12 o 13 años, este Colegio ha servido también de puente y enlace entre dos países, dos culturas y lenguas. Ha ayudado a quienes emigraron de Alemania a Chile a conservar su lengua y su cultura en la nueva patria. Y a otros, que no tenían ninguna relación con Alemania, les abrió el acceso a la lengua y la cultura alemana.

De este modo, ha desempeñado un importante papel en el fomento de las relaciones entre Chile y Alemania, y por eso es tan valioso para nosotros, quienes representamos los intereses de Alemania aquí en Chile. Ayuda a establecer un nexo entre dos países y dos culturas que ya no es evidente, no sólo porque nuestros países están situados cada uno en el otro extremo del mundo teniendo poco que ver el uno con el otro en términos puramente geográficos, sino también porque Chile se está convirtiendo cada vez más en un país del Pacífico, orientándose hacia el Este; en términos relativos, Alemania y Europa son menos importantes para Chile de lo que quizás solían ser; además, con el tiempo la conexión de la diáspora alemana con la antigua patria también se vuelve más débil.

Esto es perfectamente normal, el curso natural de las cosas y de ninguna forma motivo de queja. Pero sí nos incentiva a remar contra la corriente porque los intereses de nuestros dos países así lo requieren. Dado que en este mundo cada vez más complejo, en el que pocos marcan la pauta y los demás les tienen que seguir el paso – Sigmar Gabriel, penúltimo ministro de Relaciones Exteriores alemán, solía hablar en este contexto de carnívoros y vegetarianos para dejar claro que hay algo existencial en juego-, en este mundo complejo, entonces, los pequeños tienen que procurar velar por sus intereses defendiendo su soberanía y sus valores.

La mejor manera de hacerlo es juntando fuerzas y cooperando, y para ello es importante compartir valores. Me refiero a la tolerancia, a la libertad y a la justicia, aquellos valores que no sólo dan sustento a nuestras democracias y por ello nos identifican; deberían, además determinar la convivencia de las naciones.

Por ello, es importante transmitir y enseñar estos valores en la Escuela, en nuestro caso en un colegio alemán en el lejano Chile. Este Colegio tiene la tarea de impartir a los estudiantes no solamente conocimientos en asignaturas escolares, sino también estos valores, no sólo porque creemos en ellos, sino también porque constituyen la base de la cooperación entre nuestros países, una cooperación basada en intereses. Por cierto, además de atraer a jóvenes talentos a las universidades alemanas, este es un argumento muy importante a la hora de justificar el apoyo financiero a nuestros colegios en el extranjero con fondos del contribuyente alemán.

Y como la educación es tan importante para un pensamiento crítico, un espiritu abierto y tolerante, hace dos años, el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán lanzó el concurso “Recordar para el presente”, cuyo objetivo era animar a los colegios alemanes en el extranjero a promover entre sus alumnos y alumnas el pensamiento crítico y a sensibilizarlos sobre valores como la tolerancia y el pluralismo a través del estudio de su propia historia.

Participaron 58 colegios en el extranjero, y finalmente cuatro fueron premiados, entre ellos el Colegio Alemán de Santiago. Bajo la dirección de profesores enormemente comprometidos, los estudiantes abordaron la historia del Colegio, la vida escolar cotidiana y el destino de sus protagonistas durante la dictadura. Que esto no es una cuestión de rutina, una obviedad, sino más bien un tema muy sensible, se explica ante el hecho de que este capítulo histórico, supuestamente lejano, sigue dividiendo a la sociedad chilena hasta la actualidad. Pero de eso exactamente se trata, de la confrontación con un capítulo no tan sencillo de la propia historia, que trata esencialmente de esos valores democráticos fundamentales: la libertad, la tolerancia y la justicia. 

Creo que los participantes lo han hecho con una franqueza admirable, pero también con mucho tacto. Con el libro “El Colegio Alemán Durante la Dictadura Militar” han entregado un texto que nos permite constatar: Sí, el Colegio Alemán de Santiago cumple con su misión: no sólo imparte conocimientos, también enseña y transmite valores.

Lo especial de este libro y del trabajo que lo sustenta es su increíble relevancia para el presente. Basta con echar un vistazo a la política interna chilena y al proceso constitucional para entenderlo. Chile no sólo atraviesa una fase de transición con resultado incierto; es además un proceso que guarda relación de forma fundamental con principios democráticos como lo es la tolerancia. Al igual que durante la dictadura, pero bajo un signo político diferente, el debate vuelve a centrarse sobre lo que llamaría la supremacía moral. Como en aquellos días, hay quienes reclaman superioridad moral, derivando de ello legitimidad exclusiva y el derecho a silenciar miradas y opiniones disidentes. 

Por ello, no me sorprendió en absoluto que este trabajo fuera premiado por un jurado en Alemania a principios de este año, junto con el trabajo de otros tres colegios. Repito, para que quede bien claro: Fuero 58 los colegios que participaron en este concurso. El Colegio Alemán de Santiago y sobre todo los alumnos y profesores que participaron en este proyecto, se impusieron frente a una fuerte competencia. Esto es motivo de orgullo y estoy muy contento de que hoy podamos presentar oficialmente este premio dotado con 15.000 Euros.

Me alegra también porque encaja increíblemente bien con la celebración del 130° aniversario de este colegio y porque demuestra que no ha envejecido nada en estos 130 años, sino que ha avanzado con los tiempos y hace lo que se espera de un colegio alemán: educar a los jóvenes para que se conviertan en ciudadanos maduros y responsables comprometidos con la democracia.

Le deseo a toda la comunidad escolar lo mejor en este día tan especial, les agradezco a todos su compromiso y les pido: ¡Sigan con su excelente trabajo!

Gracias, señor Embajador, por su saludo.

Nuestras autoridades nacionales también quisieron acompañarnos hoy y, por eso, queremos darle la bienvenida al señor Ricardo Villegas, Secretario Regional Ministerial de Educación de la Región Metropolitana, quien nos entregará unas palabras de saludo en este aniversario.

Discurso Ricardo Villegas (SEREMI)

Ciento treinta años de vida……, ciento treinta años de entregar educación y cultura… a cientos… a miles de alumnos que han pasado por las aulas de este establecimiento educacional. Por lo cual es un alto honor,  estar hoy día representando al Estado  de Chile, en este aniversario en que el  Colegio Alemán de Santiago  cumple Ciento Treinta Años, preservando la cultura, tradiciones y costumbres Alemanas, las cuales ha propagado a nuestra cultura nacional, a través del sistema educacional, introduciendo considerables cambios en la teoría pedagógica aplicada en nuestro país, es así como el gobierno chileno se interesó especialmente por el sistema disciplinado de formación educativa prevaleciente en vuestra querida Alemania, implementando en las Escuelas Formadoras de Profesores, prácticas experimentales de la psicología y de la pedagogía dentro de la formación, como nuevas formas de “gobierno” y de “disciplina” en el aula.

Como podrá apreciarse el legado de los alemanes en Chile ha sido fundamental para el desarrollo de nuestro país, considerando que la inmigración alemana ha dejado una marca duradera en el sur de nuestro país y en Chile entero, y esta influencia persiste hasta el día de hoy, ya que entre los tantos inmigrantes alemanes llegaron profesionales, en su gran mayoría dedicados a la ciencia.

Es así como los científicos alemanes influyeron ampliamente en la educación chilena, fundando colegios, centros de estudio, ocupando cargos en universidades, desarrollando empresas ya que han sido, seres humanos laboriosos y por sobre todo… “Chilenos de Corazón”.

Gracias por todo lo que han aportado, sigan haciéndolo, como lo hicieron sus padres y abuelos, ya que alguien dijo que….. “los colonos alemanes no fueron otra cosa más que chilenos desde la primera hora -chilenos a ojos cerrados-, que como tantas otras personas soñaron un país distinto, que dieron su lealtad, su disciplina y su enorme tesón, en pos de cosas mejores que las que ellos habían dejado atrás”.

Estimados Señores solo me resta agradecer a Dios el estar con ustedes y desearles que sigan por ciento de años más, celebrando la creación de este hermoso colegio.

Y no olviden, como dice nuestra insigne Gabriela Mistral que “La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios”.

Muchas Felicidades.   

Muchas Gracias.

Gracias, señor Villegas, por sus palabras.

En nuestros 130 años de vida, la música ha sido protagonista de nuestro sello. Es así, como hace 20 años nació el Coro de Exalumnos y Amigos del Colegio Alemán de Santiago, cuando el Colegio celebró sus 110 años.

A continuacion las magníficas voces del Coro de Amigos del Colegio Alemán nos alegraron con dos representaciones: 

1. “Viele verachten die edele Musik” de J.K Bachofen ; arreglo: Gottfried Wolters

 2. “Piel Canela”  de Bobby Capo ; arreglo: L.Olivieri

Muchas gracias por la linda representacion.

Como Colegio, agradecemos a tantos que con su entrega incondicional y desinteresada, trabajan con energía y pasión por nuestro proyecto educativo. Es el caso de los miembros de nuestro Directorio. 

Invitamos al Presidente del Directorio del Colegio Alemán de Santiago, señor Ansgar Müschen, para que nos dirija unas palabras.

Discurso Ansgar Müschen (Presidente del Directorio del Colegio Alemán de Santiago)

Buenas tardes. Tengo el placer de saludarlos en este día tan especial a todos los que hoy se reunieron en nuestro querido Colegio Aleman/Deutsche Schule Santiago a conmemorar estos primeros 130 años de vida. Como Presidente del Directorio es un honor estar con Ustedes, agradezco a cada uno por venir y ser parte de este importante y emotivo momento. Desde ya los invito a ser parte de los próximos 130 años.

Nuestra esencia y lo que hoy somos tuvo sus orígenes hace 130 años en calle Manuel Rodríguez 66 con 89 alumnos y hoy, después de pasar por nuestras distintas sedes, Almirante Barroso, Antonio Varas, Nuñoa y Hualtatas, nos hemos consolidado en las comunas de Las Condes y Vitacura, albergando a más de 1300 familias. Junto a nuestro ente rector, la Corporación Educacional Federico Froebel, nos encontramos planificando nuestras próximas mejoras tanto en el ámbito de la infraestructura como también en lo pedagógico, para así poder contar con un colegio preparado desde todo punto de vista y poder seguir entregando nuestro sello a las futuras generaciones de la comunidad Chileno-Alemana, aportando a Chile y el mundo ciudadanos ejemplares.

Esto me lleva a plantearles un desafío, esto es, responder qué es para ustedes “Ser del Alemán”? Para mí es ser parte de una gran comunidad y familia que comparte valores, historia, una forma de hacer las cosas, una mirada hacia el futuro. Para otros quizás ser del alemán es deporte, es arte, es música, es excelencia, es idiomas, es estar activamente involucrados en varias culturas. Ser del alemán es eso y mucho más: es un espacio que forma ciudadanos del mundo preparados para salir adelante en cualquier escenario. Es entregar herramientas de pensamiento amplio y crítico, es abrir la mente a nuevas culturas y realidades, es formar adultos con competencias que les permiten desplegarse con libertad, responsabilidad, autonomía y liderazgo constructivo.

En sus vidas, seguro que muchas veces le han preguntado: de qué colegio egresaste? Y cuando uno responde, del Colegio Alemán, te decían: HMMM, con razón, tienes ese sello especial y único que te caracteriza.

Pero, cuál es el sello del Alemán? Lo que busca nuestro colegio es que en todas las etapas de su vida escolar, nuestros estudiantes sean niños y niñas felices, íntegros, realizados, que encuentren en su colegio un espacio de contención, aprendizaje, pero también de mucha alegría (que vengan al colegio con ganas), de amigos entrañables, de creatividad, de exploración, de curiosidad. En la enseñanza media, buscamos tener estudiantes conectados con el mundo global, con sentido de pertenencia y de la realidad. Jóvenes ansiosos y curiosos de conocer el mundo, libres para tomar las mejores decisiones, con oportunidades y ganas, para enfrentar un mundo globalizado. Al graduarse, esperamos que nuestros egresados tengan sus mochilas repletas , de tope a tope, para que el camino del futuro les sea más liviano -llevadero y al final poder cumplir sus sueños con éxito.

Nuestro futuro se construye mirando lo que nuestros antecesores hicieron antes que nosotros. Las decisiones que ahora tomamos no son sólo del día a día, sino también siempre mirando el mañana. Por eso hoy, nos llena de orgullo poder proyectar un colegio del futuro próspero, trascendente, moderno, innovador y creemos que la clave está no en escribir estos conceptos en un documento y dejarlos ahí…la clave está en vivir activamente cada uno de ellos. Hacerlos realidad para todos los miembros de nuestra comunidad: equipo directivo, docentes, apoyos administrativos y más aún, en cada uno de nuestros estudiantes. Nuestro sueño es concreto y es certero y se basa en las bases sólidas de 130 años de historia, de altos y bajos, de vínculos fuertes y afiatados.

Gracias a cada uno de ustedes por hacer de estos años una experiencia única y enriquecedora y sobre todo, muchas gracias por todo el compromiso de estos últimos dos años, duros, complejos para la humanidad, que nos desafían día a día a enfrentar la adversidad, poner actitud y pasión, mirar de frente y levantarnos con más fuerza, usando todos los recursos que el sello del Alemán nos ha dado.

Gracias por todo Colegio Alemán, con orgullo digo “Yo soy del alemán” y nuevamente los invito a ser parte activa de los próximo 130 años.

Muchas gracias, señor Müschen, por su saludo.

Durante el año 2019, la ZfA (Central de los Colegios Alemanes en el Extranjero) convocó a diversos Colegios Alemanes en el mundo a participar en un concurso histórico llamado “Erinnern für die Gegenwart”, para investigar sobre la historia de su colegio, con el objetivo de crear y fomentar una cultura conmemorativa.

Así fue como 42 alumnas y alumnos del entonces II Medio de nuestro Colegio se adhirieron a este concurso.

Durante dos años, hoy los actuales IVs Medios, dirigidos por nuestro ex-profesor Sr. Wolfgang Veller, levantaron información sobre los acontecimientos en nuestro Colegio durante los años 1973 a 1990. 

La investigación se llevó a cabo de manera transversal en el marco de las clases de Historia y Ciencias Sociales e incluyó, aparte del análisis de archivos internos, 18 entrevistas con testigos.

En diciembre del año 2020, el arduo trabajo de este proyecto concluyó en la publicación de un libro, el que fue editado en idioma alemán y español, para ser presentado a la ZfA y a los jueces del concurso.

El 25 de febrero de este año, en una emotiva ceremonia liderada por el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Sr. Heiko Maas, se dieron a conocer los nombres de los ganadores del concurso, siendo el Colegio Alemán de Santiago merecedor del primer lugar.

Hoy, en el marco de este acto conmemorativo de la historia de nuestro Colegio, el Embajador de la República Federal de Alemania en Chile, Sr. Dr. Christian Hellbach, hará entrega de este premio a las Presidentas de los cursos IVF y IVG, Emilie Gfrerer y Lilli Reischmann, junto a nuestro Rector, señor Frederik Heise.

Felicitamos a todos los que hicieron posible este logro a través de un excelente trabajo, en especial a nuestro ex profesor, el señor Wolfgang Veller, quien se encuentra de regreso en Alemania. Como dijo el filósofo y poeta alemán Friedrich Nietzsche, “sin música, la vida sería un error”. Por lo tanto, los invitamos a disfrutar de otro intermedio musical, a cargo de Josefa Varela del curso II F, dirigida por su profesor Leonardo Espinoza, quien interpretará “Come away with Me” de Norah Jones.

Muchas gracias, Josefa y Leo, por el excelente trabajo.

Un eje fundamental de la vida escolar y de la creación de una comunidad cohesionada y unida, son las familias, quienes desde su diversidad, nos dan el soporte necesario para que como colegio hagamos bien nuestro trabajo. 

El Centro de Padres, representado hoy por su directiva, quiso regalarnos un hermoso video con un relato entretenido y conectado con nuestras raíces, de cómo era nuestra vida antes y cómo la vivimos hoy.

Los invitamos a verlo.

Muchas gracias al Centro de Padres y Apoderados de nuestro Colegio y gracias por todo el trabajo que realizan, representando los intereses e inquietudes de nuestras más de 1.300 familias.

No podíamos dejar de celebrar este día, sin mirar lo que han sido estos dos últimos años para la vida escolar, para la institución, para nuestros docentes y estudiantes.

Hoy, nuestra Vicerrectora, señora Virginia Campos, nos hará un relato de esta experiencia y del legado que queremos dejarle a las futuras generaciones.

Discurso Virginia Campos (Vicerrectora del Colegio Alemán de Santiago)

Si miramos estos 130 años, sin duda,  el recorrido ha sido prolífico, cambiante, innovador y en constante evolución y aprendizaje. Y este último tiempo no ha sido diferente en la construcción actual  de nuestro colegio Alemán.

El año 2020, no imaginábamos la cantidad de desafíos  que nos encontraríamos y la cantidad de oportunidades que tendríamos. Transformamos nuestras formas de aprender y enseñar, nuestras formas de relacionarnos, y la vida cotidiana nos reunió de maneras distintas. Valoramos  nuestros espacios familiares, pero en particular nuestro espacio escolar, reunirnos pasó de ser una acción cotidiana y rutinaria a una necesidad fundamental de nuestro bienestar, en todos sus ámbitos. 

Y este 2021 partimos con el propósito y la convicción de reencontrarnos para vivir este año n° 130 de nuestra historia,  cuidándonos y manejando con precaución nuestras formas de vincularnos. Muchas cosas que eran posibles antes del Covid19, este año ya no pudimos realizarlas, o solo con gran esfuerzo. Asimismo, con la pandemia cambiaron también las posibilidades y características de los colegios. La vida escolar y las clases tuvieron que adaptarse, reinventarse y concentrarse en lo esencial. 

Agradecemos a cada uno de los que transforman y construyen cada día nuestra historia, estudiantes, apoderados, profesores, líderes de asignatura, directores de ciclo y sus coordinadores alemanes, por lograr mantener y realizar muchas de nuestras queridas tradiciones, ya sea de manera online o semi-presencial: exposiciones, presentaciones de libros, fiesta de los farolitos, Graduaciones de IV Medio, el Musical y el Weihnachtssingen. Demostrando así, que existen nuevas formas de hacer comunidad, algunas de las cuales seguramente perdurarán más allá de la pandemia. Estos maravillosos ejemplos dan fe de que el Colegio Alemán de Santiago está vivo, trabajando arduamente y demostrando así que el aprendizaje, tanto individual como en comunidad, siempre es posible.

Seguramente dentro de estos 130 años, los que han vivido parte de esta  historia se habrán encontrado con otros desafíos que nos han definido como comunidad, pero estos tiempos nos han mostrado más que nunca que los acuerdos son necesarios, que la confianza es prioridad para caminar en comunidad, que no podemos olvidar nuestras raíces y este encuentro de culturas nos mantiene unidos, conviviendo y buscando una armonía necesaria para ser uno. Un colegio de encuentro.

En este sentido, queremos dejar un legado materializado a través de la escultura que pueden ver a mi lado, creada por la artista magallánica Paola Vezzani. Hemos querido reflejar nuestras raíces, raíces que se entrelazan para ser uno, un bosque… que refleja formas y tamaños distintos, distintos ritmos de crecimiento, distintos colores y diversas formas de expresarse, pero en un espacio común que todos valoramos y cuidamos,  donde el intercambio de ideas y estilos más que un desafío, es una oportunidad. 

Agradecemos estos 130 años y poder ser parte de esta celebración, gracias por ser parte representativa de esta comunidad y acompañarnos en este día tan especial. muchas gracias!

Muy lindo el regalo y emotivo el relato, muchas gracias Virginia.

Para finalizar, queremos dejarlos con un video, esta vez de voces femeninas de nuestro Colegio. 

“Mujeres en la música” es un trabajo colectivo liderado por la profesora Paz Miranda, que reúne a diferentes integrantes de nuestras profesoras, alumnas y ex-alumnas. 

¡Que lo disfruten!

Muchas gracias, Paz, por tan lindo trabajo.

Nos queda sólo agradecer a cada uno de ustedes por haber venido hoy y por haberse unido a esta conmemoración íntima y emotiva. 

Aún en tiempos difíciles, no nos olvidemos nunca del legado de nuestros antepasados y del sello que tiene para todos nosotros “ser del alemán”.

Les dejamos a continuacion unas impresiones de nuestra linda celebración: