Con el objetivo de incentivar la cohesión y el sentido de comunidad en cada curso, las familias de 1° Básico han participado de entretenidas actividades de encuentro.

Fue así que los estudiantes y apoderados del 1°H unieron sus fuerzas para plantar su propio huerto en las cercanías de su sala de clases. Con las manos en la tierra y trabajando arduamente, nuestras familias transformaron un espacio de la Sede Vitacura, otorgándole nueva vida, que ahora les toca cuidar colectivamente.

Por otra parte, los estudiantes del 1ºD aprendieron distintos juegos favoritos de sus mamás y papás cuando eran chicos: saltar la cuerda, el elástico, las bolitas y algunos de mano como “Terrome”.

Agradecemos a todos quienes hayan sido parte de estas actividades tan importantes y anheladas por las familias y el colegio, que fomentan las competencias sociales de niñas y niños y acentúan los valores de nuestra comunidad.